En el móvil y en la tablet, el botón derecho del ratón se consigue presionando en la pantalla el punto u objeto donde se quiera que aparezca el menú contextual.
Logo

Visitantes

Total: 1.219.699

Ahora: 0

Hoy: 1

Ayer: 49


2633 canciones, 2985 imágenes gráficas, 1565 midis y 1565 mensajes variados, 2428 fondos para Incredimail y Outlook...

Por el tema de los audios, recomiendo encarecidamente utilizar por orden de preferencia los siguientes navegadores: Firefox, Chrome, Microsoft Edge.

Para descargar el fichero "Braulio-Por_que_conio_hemos_cambiado" en tu PC, usa el botón derecho del ratón o las propiedades del reproductor de audio de la izquierda.

Braulio - Por qué coño hemos cambiado



Había un espejo manchado
con amarillos del tiempo,
y unas cortinas chillonas
del más barato cretona,
una bombilla desnuda
en un techo desconchado,
y un catre desvencijado
que chirriaba lastimoso,
lentamente o presuroso,
según fuera nuestro gozo.

Y sobre una mesa coja,
unos libros apiñados,
que quedaban olvidados
hasta bien entrado el curso,
y en un lugar preferente,
desde aquel portarretratos,
estabas tú todo el rato,
con el flequillo en la frente,
sonriendo con recato,
como quien dice presente, sí,
como quien dice presente.

Qué edad teníamos entonces,
por qué diablo hemos cambiado,
afuera pasaba el tiempo,
y si llovía o hacía viento,
nos tenía sin gran cuidado,
pues vivíamos el momento
de aquel secreto momento
para amar y ser amado.

Y en la pared, solitario,
un calendario atrasado,
con un mayo trasnochado,
cuando ya corría noviembre,
y flotando en una nube,
con querubines alados,
había un santito fisgón,
que nos miraba apenado,
o francamente enojado,
cuando hacíamos el amor, sí,
cuando hacíamos el amor.

Qué edad teníamos entonces,
por qué diablo hemos cambiado,
afuera pasaba el tiempo,
y si llovía o hacía viento,
nos tenía sin gran cuidado,
pues vivíamos el momento
de aquel secreto momento
para amar y ser amado.

Qué edad teníamos entonces,
por qué coño hemos cambiado,
afuera pasaba el tiempo,
y si llovía o hacía viento,
nos tenía sin gran cuidado,
pues vivíamos el momento
de aquel secreto momento
para amar y ser amado.