En el móvil y en la tablet, el botón derecho del ratón se consigue presionando en la pantalla el punto u objeto donde se quiera que aparezca el menú contextual.
Logo

Visitantes

Total: 1.219.477

Ahora: 0

Hoy: 23

Ayer: 37


2631 canciones, 2985 imágenes gráficas, 1563 midis y 1563 mensajes variados, 2428 fondos para Incredimail y Outlook...

Por el tema de los audios, recomiendo encarecidamente utilizar por orden de preferencia los siguientes navegadores: Firefox, Chrome, Microsoft Edge.

Para descargar el fichero "Braulio-La_mas_bella_herejia" en tu PC, usa el botón derecho del ratón o las propiedades del reproductor de audio de la izquierda.

Braulio - La más bella herejia



Cómprate un vestido largo muy blanco,
y en el pelo ponte un velo de tul,
que los pétalos que lluevan sean blancos,
y que estén blancas las caras
de los que se ocupan de tu virtud.
Nuestro templo tendrá un techo cuajado
de estrellitas temblorosas de amor,
y pondremos por testigo al mismo viento
de la más bella herejía
que será ante todos nuestra unión.

Y deja de llorar ante el qué dirán,
vive orgullosa de ser mi esposa,
aunque no jures ante un altar,
la otra exhibirá un viejo papel,
pero su cuerpo pasó de largo
sin dejar huellas sobre mi piel.

Es hora de enterrar por siempre tus temores,
que nadie se interponga ahora entre los dos,
tú estás por encima del bien y del mal,
de murmuraciones, de tanta maldad,
si sólo somos culpables de amar y amar,
sólo de amar y amar.

Cómprate un vestido largo muy blanco,
y en el pelo ponte un velo de tul,
que los pétalos que lluevan sean blancos,
y que estén blancas las caras
de los que se ocupan de tu virtud.
Nuestro templo tendrá un techo cuajado
de estrellitas temblorosas de amor,
y pondremos por testigo al mismo viento
de la más bella herejía
que será ante todos nuestra unión.

Y deja de llorar ante el qué dirán,
vive orgullosa de ser mi esposa,
aunque no jures ante un altar,
la otra exhibirá un viejo papel,
pero su cuerpo pasó de largo
sin dejar huellas sobre mi piel.

Es hora de enterrar por siempre tus temores,
que nadie se interponga ahora entre los dos,
tú estás por encima del bien y del mal,
de murmuraciones, de tanta maldad,
si sólo somos culpables de amar y amar,
sólo de amar y amar.

Es hora de enterrar por siempre tus temores...