Dieta

Caminar ayuda a bajar de peso. Una vez que te vuelvas adicto a caminar no tendrás problemas de peso.

Aquí te damos 7 razones de por qué funciona:

1. Caminar quema calorías. Por ejemplo, una persona que pesa aproximadamente 75 kilogramos y camina un kilómetro en 9 minutos, quemará un promedio de 550 a 800 calorías en una hora. Estas calorías son comparables a una comida regular.

2. Caminatas regulares aumentan tu ritmo metabólico. Es conocido el hecho de que una caminata cinco veces a la semana por 30 minutos a una intensidad de moderada a vigorosa aumenta tu ritmo metabólico. Este aumento en el metabolismo dura varias horas después del ejercicio, por lo que se continúa quemando calorías a una velocidad más rápida aún después de terminada la caminata y estando relajado.

3. Una caminata puede actuar como supresor del apetito. Primero, esto se debe al aumento de la producción de una sustancia química llamada serotonina, la cual cuando alcanza cierta concentración en el cerebro suprime el apetito. Segundo, el caminar aumenta los niveles de una hormona llamada noradrenalina, que no sólo aumenta el ritmo metabólico, sino que también inhibe el apetito. Al mismo tiempo, aumenta los niveles de adrenalina, que son útiles para movilizar la grasa de las células que son quemadas por la energía del ejercicio.

4. Las caminatas aumentan tu tejido muscular. Caminatas regulares aumentan la proporción de peso-músculo en todo el cuerpo. Mientras que un kilo de músculo es menor y más compacto que un kilo de grasa. Tu cuerpo lucirá más firme, liso y moldeado.

5. Las caminatas reducen el factor de sobrealimentación. Muchas personas se sobrealimentan por razones que nada tienen que ver con el hambre, el stress, el aburrimiento, depresión, soledad, etc. Es conocido que un programa de ejercicio puede ayudar a reducir o aliviar por completo estos factores.

6. Las caminatas aumentan la autoestima. También dan una sensación de "bienestar", y esto induce a los caminadores a tener una motivación para mantenerse en un peso correcto y alimentarse sanamente, porque se sienten mejor consigo mismos. Una persona con una buena autoestima, tiene más posibilidades de dejar de comer compulsivamente.

7. Caminar ayuda a acelerar el tiempo del tránsito intestinal. Algunas investigaciones y médicos creen que los ejercicios aeróbicos ayudan a que los alimentos permanezcan menos tiempo en el estómago y los intestinos, por lo que hay menos tiempo para que las calorías y la grasa sean absorbidas.

Para que estés bien, para que puedas gozar de todos estos beneficios, no es necesario participar en maratones, basta con caminar 30 minutos diarios, cinco veces a la semana.