Carta a Santa

Estimado "Santa":

Te extrañará que te escriba con tanta anticipación, pero quiero que tengas tiempo de irte preparando.

En esta ocasión no tengo la menor intención de ser humilde, pensar en los demás y tener caridad. Voy a pedir sin medida, pues ya estoy hasta la madre de ser cautelosa en mis peticiones y recibir miserias. Ahí te va mi lista y te aseguro que miles de mujeres como yo pedirán lo mismo, así es que puedes hacer producción al mayoreo.

Deseo que no haya límite en las tarjetas de crédito, que exista un código especial que cuando se refiera a hacer compras, siempre pase.

Quiero un verdadero hombre, pero en serio, Santa, no me traigas imitaciones, ¡Di No a la piratería!

Quiero un dispositivo en el ombligo que, al momento de engordar, automáticamente me desinfle los "cauchitos".

Regálame una aspiradora humana que al momento en el que algún canalla se quiera pasar de listo, lo aspire sin problemas.

¡No quiero volver a depilarme!; o pones de moda los vellos en las piernas, axilas, bigote, área de bikini y demás, o me los quitas todos de una vez.

Quiero hacerme por última vez un manicura y pedicura y que dure para siempre como recién hecho.

Mi marido, novio, pareja o lo que sea, tiene que adivinar lo que deseo que diga, y lo que me gusta que haga; que sepa lo que me pasa, y lo que quiero que me regale, quiero también que sea capaz de imaginarse cómo quiero que se comporte con mi familia, cuando estoy sensible y cuando no quiero que aparezca.

Un regalo ideal sería que el embarazo durara dos días y no doliera.

El ciclo menstrual te doy chance que dure 2 horas; y me gustaría tener un botón en la mano para ser fértil sólo en el momento que uno quiera y sea propicio. Que la ropa sufra de metamorfosis según la temporada, las playeras se vuelvan abrigos, los pantalones, bermudas y así.

Si un hombre se atreve a andar de chistosito cabrón, ser infiel o estar mintiendo, insértale un chip que haga que se les encienda la nariz como a tu reno, y les crezca como a Pinocho, y además que se les caiga el asunto.

Si se le ocurre serme infiel, haz que no pueda tener una erección en el tiempo que yo decida (porque quizás no me conviene mucho).

Pompis, tetis, piernas, todo con botón inflable, según la ocasión.

Que las abdominales las pueda comprar ya hechas y para llevar.

¡Aaaayyyyyyy! Graaaaacias, preciooooooooso Saaaaaanta, espero no te sea muy complicado. Nos vemos en diciembre (si todo está listo antes, no importa).

Con cariño, una mujer como todas...