Sin palabras y en secreto

Aunque mi amor nunca obtenga el premio de tus besos,
lo mismo he de quererte sin palabras y en secreto.
Como aman los que sufren, los que lloran en silencio,
porque te llevo en el alma como si fueras un sueño.
Benditas sean las horas que me traen tu recuerdo,
cuando a solas, en mi cuarto, sin mirarte yo te veo.
Y ese viaje inalcanzable que se llama pensamiento,
que me sigue a todas partes y me grita que te quiero.
Porque tú me enseñaste a quererte desde lejos,
con los ojos, con el alma, sin palabras y en secreto.