Si me faltaras tú

De todo lo que pasa en el mundo, sólo me importa lo que te pasa a ti.

Tú eres para mí más importante que el destino de la tierra, más importante que el porvenir del hombre. Ninguna causa, ninguna idea, ninguna utopía, me haría renunciar a ti.

En el fondo poco me importa si el agujero de ozono se agranda o si la humanidad desaparece dentro de cien años. De nada sirvieron las palabras de los sabios, ni los milagros de los santos. No se pudo evitar una sola guerra, un solo sufrimiento, una sola injusticia en este mundo, desde que el mundo es mundo.

Y yo, que apenas soy un hombre que te ama, qué puedo hacer.

Me dirás que soy un egoísta, tal vez. Que me preocupa sólo mi dicha, puede ser. Pero mi dicha, lo sabes, eres tú, y todo lo que te ocurre me preocupa. El resto no cuenta, no sirve, no vale una sola sonrisa tuya.

Si no te tengo, si algo llegara a sucederte, si por algún motivo dejaras de amarme, ahora que finalmente amo y te amo a ti, para mí sería el fin del mundo, de un mundo que sólo tú lo justificas, que sólo tú le das sentido.

Ningún esfuerzo valdría la pena, ningún Dios me devolvería tu alma. Ninguna mujer me daría tu amor, el mismo amor, ninguna razón sería suficiente para seguir viviendo si, de pronto, por algún motivo, en este punto de vida, me faltaras tú, amor mío...