Para que tú no me olvides

Inventaré mil historias de hadas angelicales, de duendes, de travesuras, de picardías y sales.

Cantaré en un susurro a tus oídos pegada; melodías celestes, aterciopeladas y tiernas.

Te amaré en el silencio y viajaré a las estrellas para buscar la más bella... y esconderla entre tus manos, en sueños... mi regalo.

Te amaré mientras duermes, envuelta en pétalos de ilusión, acariciaré tu cuerpo cuando en las noches sueñas.

Volaré por tu casa, recorriendo rincones en invisibles alas, sentirás levemente el aleteo que pasa.

Para que tú no me olvides.

Te hablaré en el silencio mientras transcurre el día y sentirás mi presencia caminar por tu vida.

No voltees de golpe, puedes verme salir asustada...

Y si tú me permites, yo quisiera quedarme por siempre a ti pegada.

Para que tú no me olvides.

Inventaré mil historias, te abrazaré en la distancia.

Enlazaré con dulzura tus manos entre las mías y, si quieres en sueños o tal vez meditando, viajaremos unidos donde la luz nos llame.

Para que tú no me olvides.

Gritaré mi locura a los elementales, lloverá sobre ti mi amor en torrenciales, te acariciarán mis besos en vientos estivales, te acunará la brisa dándote mil señales.

Germinarán los geranios desde la madre tierra para adornar el planeta donde tú y yo habitamos, y el fuego de mi sol se fundirá en el tuyo.

Serán nuestros cielos un aluvión de estrellas, y en torno a nuestro amor estarán las más bellas.

Para que tú no me olvides.