Nunca me olvidarás

No podrás olvidarme,
aunque el olvido
ponga un tiempo de olvido
en la distancia.
Siempre estarán mis labios en tu boca,
siempre estará en tu oído mi palabra.

No podrás olvidarme;
mi recuerdo
despertará contigo
en la mañana.
Y sentirás mis manos en tu cuerpo,
y sentirás mi aliento en tu garganta.

Cada vez que sueñes,
junto a tu sueño quedará una lágrima,
flotando como sombra a la deriva,
y dejando en tus labios una esperanza.

No podrás olvidarme,
porque he sido
el que llenaba con su ternura
tus días,
el que poblaba tus noches de caricias,
el que acercaba lumbre a tu mañana.

No podrás olvidarme,
aunque el olvido
ponga un tiempo de olvido
en la distancia.