Nada soy sin tu amor

Un día sin tu amor, ¿de qué me vale?
Sería una espantosa y vil tortura;
mi vida, te juro que equivale
a sucumbir por siempre en la locura.

Una semana sin tu amor, ¿crees que podría?
Desesperado imploraría tu regreso,
de tristeza y de angustia moriría;
¿cómo vivir tanto tiempo sin tus besos?

Un mes sin tu amor, ¡me desespera!
¿Cómo sobreponerme a tan terrible adversidad?
Mi corazón sin tu calor sufre y se altera,
le es imposible soportar esa crueldad.

Un año sin tu amor, ¿qué estoy diciendo?
No hay razones que me puedan convencer;
es más, en realidad ya estoy muriendo
de pensar que pudiera suceder.

Si tú no estás, mi existencia es un tormento
donde abundan las penas y el dolor,
un infierno de eterno sufrimiento;
no concibo la vida sin tu amor.


Carlos Israel Nápoles