Hagamos un trato

Compañera, usted sabe,
puede contar conmigo,
no hasta dos, o hasta diez,
sino contar conmigo.

Si alguna vez advierte
que a los ojos la miro,
y una veta de amor
reconoce en los míos,
no alerte sus fusiles,
ni piense que deliro,
a pesar de esa veta
de amor desprevenido,
usted sabe que puede
contar conmigo.

Pero hagamos un trato,
nada definitivo,
yo quisiera contar con usted...
Es tan lindo
saber que usted existe...
Uno se siente vivo.

Quiero decir contar
hasta dos, o hasta cinco,
no ya para que acuda
presurosa en mi auxilio,
sino saber, y así quedar tranquilo,
que usted sabe que puede
contar conmigo.


Mario Benedetti