Es difícil seguir la vida

Es difícil seguir la vida con la urgencia de la piel reclamando por ti.

No se puede desangrar el colibrí sin mancillar la rosa blanca.

No se puede evaporar el perfume de tus besos en frágiles partículas de dolor y que no vuelvas, no, ¡cómo seguir!

El pantano está callado de rumores porque no vienes. La aurora no amanece, la noche no oscurece; el silencio me turba.

Cómo seguir después de ti.

No puede ser tanta agonía, tanta risa embargada, tanto vientre vacío.

Te esperaré para seguir, aunque deba ser estatua, esperaré tu beso para despertar.