Un ángel a tu lado

Ojalá siempre tengas un ángel a tu lado velando por ti en todo lo que haces, recordándote que continúes creyendo en los días más felices, encontrando las maneras de hacer realidad tus deseos y tus sueños, dándote esperanzas tan reales como el sol, otorgándote la fuerza de la serenidad como guía.

Ojalá siempre tengas amor, aliento y coraje; ojalá siempre tengas un ángel a tu lado. Alguien que te sostenga si te caes, alentando tus sueños, trayéndote felicidad, sosteniendo tu mano y ayudándote a avanzar por la vida, a lo largo de todos los días de nuestra vida, que están en permanente cambio.

Fluyen lágrimas tanto como sonrisas al avanzar por las carreteras de tu travesía; ojalá los kilómetros que dejes atrás sean mil veces más entrañables que solitarios.

Ojalá te dejen regalos que jamás tengan fin, alguien maravilloso a quien amar, y un amigo del alma en quien confiar.

Ojalá tengas un arco iris después de cada tormenta. Ojalá tengas esperanzas que te mantengan cobijado y a salvo. Y ojalá siempre tengas un ángel a tu lado...