Cuando nos llega la soledad

Cuando nos llega la soledad... recordamos a las personas que nos aceptan como humanos, no por lo que somos, o por lo que tenemos... Y esas personas son las que nos regalan la verdadera amistad...

A veces, cuando nos llega la soledad, necesitamos que alguien nos escuche sin juzgarnos, alguien que nos comprenda.

Y desde que te conocí, la soledad se fue alejando poco a poco...

Gracias por escucharme, gracias por comprenderme, gracias por confiar en mí, gracias por tu sonrisa de paz, gracias por existir...

¡Gracias por tu amistad!